Tiempo de lectura: 5' 12'' No. de palabras: 877

Pilares multicolores armados con sillas, sillas acomodadas una sobre la otra. Mesas arrinconadas en la esquina más oscura del recibidor de los restaurantes, las luces apagadas y el letrero que advierte la leyenda "Cerrado" en el primer plano de la puerta. Las cadenas macizas aseguradas con candados igualmente gruesos. Es el humor -apenas pinta el sol mañanero- de las calles alrededor de la Plaza de El Quinde, en el barrio La Mariscal en Quito: un sector que otrora fue residencia de descanso para las familias con posibilidades, como lo evidencian los chalets ahora habitados como hostales.

Este es el primer sector en el que nos hundimos para trazar el mapamundi gastronómico de la ciudad; una serie que pretende constituirse en guía para propios y extraños; propios y extraños, pero hermanados en la curiosidad y en los placeres del buen comer...

Las calles lucen desnudas durante el día. Muchos de los restaurantes que acogen a miles de turistas durante la noche tienen la apariencia de locales abandonados en medio del desierto, como si en cualquier momento una planta rodadora pudiera salir para confirmar que la zona está dormida: un pueblo desierto.

El panorama durante las mañanas se compone de ternos y corbatas, de trajes uniformes en casimir; los clientes frecuentes son personas que trabajan por los alrededores. Pasado el mediodía, ellos acuden por una porción de comida y ocupan las bancas de los escasos lugares que no solo se abocan a la vida nocturna.

Se vislumbra uno que otro turista, fácilmente identificable por su pinta informal, con zapatos tenis, pantalones color caqui con miles de bolsillos, complementados con una camiseta, una mochila, una cámara y un mapa, lo cual los delata.

En la noche el paisaje es otro; se transforma en un lugar con sabor tropical, a pesar de que la perspectiva difiere por completo a causa del clima variable y el frío que desciende con la oscuridad. Los bares son los lugares de encuentro más comunes, pero también hay oferta para quienes quieren disfrutar de una buena gastronomía con sabor internacional.

Tailandia, Japón, Francia e Italia son algunos de los países que los comensales pueden recorrer a través de su gastronomía dentro de ocho cuadras que rodean la Plaza de El Quinde. Si Verne concibió una vuelta al mundo en 80 días, este paseo palatal es un viaje exprés donde solo se puede probar "la especialidad de la casa". Esa especialidad es apenas una muestra, en comparación con la variedad que podría ofrecer cada uno de esos países. Sin embargo, el recorrido es oportuno para experimentar con el gusto propio las delicias que se comen allende las fronteras tricolores.

imagen

Suzette

Dirección:  Mariscal Foch y Reina Victoria, Plaza de El Quinde.
Epecialidad: variedad de crepes con innovaciones culinarias.

Focaccia

Dirección: Mariscal Foch y Reina Victoria, Plaza de El Quinde.
Especialidad: las pastas y el queso son el fuerte de este lugar.

Los Rodríguez

Dirección: Mariscal Foch E5-43 y Reina Victoria.
Especialidad: el estilo es de comida rápida mexicana. Su fama es gracias a las Margaritas.

Mi VIejo Arrabal

Dirección: Juan León Mera y Mariscal Foch, esquina.
Especialidad: bife de chorizo y los mejores cortes argentinos.

Siam

Dirección: Calama E5-10 y Juan León Mera.
Especialidad: Comida tai y japonesa. Tres chefs especializados en pescados y mariscos.

Tapas y Vinos

Dirección: Reina Victoria y Mariscal Foch.
Especialidad: Se centra en el gusto por la cata de vino y no en la comida. Tienen varias cepas.  

TaQuitos Mexican Express

Dirección: Diego de Almagro y Joaquín PInto.
Especialidad: Comida mexicana con un estilo de comida rápida.

Rincón del Gaucho

Dirección: Diego de Almagro 422 y Lizardo García.
Especialidad: Cortes argentinos preparados con recetas originales.

Fumarola Sports

Dirección: Juan León Mera N24-82 y Foch.
Especialidad: En un lugar pequeño y acogedor se sirve carne y vino con estilo uruguayo.

Mongo's

En la José Calama  E5-10 se descubren los secretos de la gastronomía mongola. La especialidad es el bufé y el espectáculo de malabares del chef mientras lo prepara. La base de esta comida radica en las salsas dulces y agrias.

El Mariachi

La especialidad  de este restaurante son las fajitas. En este lugar se procesa todo: fabrican las auténticas tortillas mexicanas y preparan toda la comida con recetas tradicionales. En la Foch E4-318 y Juan León Mera.

Crepes de Francia

Un rincón pequeño en la José Calama esconde este lugar. Su especialidad son los crepes de sal y dulce; en el menú se incluyen sopas como la típica de cebolla o de tomate. El mejor plato es el crepe de ratatouille.

Mulligan's

En la José Calama  E5-44 y Juan Léon Mera, la reina es la cerveza. Ofrecen cerca de 30 tipos de cerveza que combinan con costillas de cordero, res o cerdo. El restaurante tiene el ambiente propicio para entretener.

BBQ & Co.

Ubicado en el corazón de la Plaza de El Quinde (Mariscal Foch E7-37 y Reina Victoria) este restaurante ofrece comida americana. Hamburguesas, costillas, alitas y cerveza son la especialidad del lugar al estilo texano.

Califique
2
( votos)