Tiempo de lectura: 3' 29'' No. de palabras: 571

Las luces tenues de tonalidades azules y violetas le daban un ambiente romántico al mítico escenario del Teatro Nacional Sucre.

La iluminación conjugada con la dulzura de la voz de la cantante ecuatoriana Paulina Aguirre generaba un ambiente de paz y tranquilidad en el público.

Con el teatro lleno, el concierto Rompe el silencio fue presentado el jueves 23 de mayo. La actividad tenía el propósito de recaudar fondos para la fundación Mujer de fe.

Aguirre aprovechó el anunció hecho previamente para entonar la canción insigne de la institución que tiene bajo su cargo.

Rompió todo protocolo público-artista, la intensidad del contenido de la canción empezó a generar emociones que permitieron a la mujeres de la sala ponerse de pie y cumplir con la petición de la cantante de que la ayudaran a entonar su himno.

Dejándose llevar por el ritmo de la canción Mujer de fe y tras un arrebato de alegría, Paulina se motivó a caminar entre los corredores del Sucre y acercarse a todas las mujeres; transmitiendo claramente el mensaje de bendición por pertenecer al género.

Después de algunos temas, que el público acompañó con sus palmas, el calor se empezó a sentir en el teatro. Muy despreocupada y llena de confianza, Aguirre se sacó la chaqueta y la dejó en el banco ubicado en el centro del escenario, sitio en el que ella era la protagonista de su alabanza al amor de Dios.

Poco a poco el público empezó a entrar en confianza y le dejó sentir que la seguían y entendían su devoción. La familiaridad con la cual la cantante se acercaba al público daba un ambiente como de una 'guitarreada', una reunión entre amigos que esa noche estaban juntos para vivir la fe con una dinámica distinta a la de un templo.

Durante su presentación, Aguirre contó su historia junto a Dios. Aprovechó para mencionar que cuando postularon su primer álbum 'Mujer de fe' al Grammy latino desconocía que el jurado tenía mucha afinidad con la música andina. Gracias a sus raíces y su relación con los vientos de los Andes, sumó puntos para acreditarse el premio en el 2007, en la categoría de Mejor Álbum Cristiano.

Fue una noche dedicada a la exaltación de la fe en un contexto artístico poco convencional. La gente disfrutó la tranquilidad que les brindó Aguirre con el contenido de sus letras, que si bien insiste en el tema, invita a reflexionar.

Ritmos alegres, pegajosos y positivos le dieron carisma a la presentación. La guía de la cantante durante el concierto animó a la gente a encontrar la paz interior.

El público quedó satisfecho y alegre. Así lo confirmaban los aplausos que le brindaban cada vez que Aguirre lograba la conjugación perfecta entre su tono de voz y la pasión que demostraba al entonar sus composiciones.

Acerca de su carrera

El Grammy. Es la primera cantante ecuatoriana en obtener este galardón.

Las colaboraciones. Contó con la ayuda de Gerardo Mejía para el tema Nada va a separarme. Ha cantado con el vocalista de Tercer Cielo, Carlos Rodríguez, en el tema Eres mi refugio.

El presente. Cantó el Himno Nacional en la Asamblea Nacional en la posesión presidencial 2013.

Califique
2
( votos)