Tiempo de lectura: 4' 29'' No. de palabras: 732

El movimiento constante y el ajetreo turístico que se veían en las calles Juan León Mera, Reina Victoria y sus alrededores eran permanentes, cuando el área pasó de ser zona roja a convertirse en el corazón de la diversión de la capital.

Los colores vivos con los cuales estaban pintadas las casas hacían del barrio una feria de sabores y lugares de estadía que se ajustaban a cualquier presupuesto.

Un verdadero centro cosmopolita que brillaba a la luz del sol y la variada oferta artesanal atraían a propios y ajenos al lugar.

Durante la noche todas las calles se iluminaban con fosforescencias y poner un pie en La Mariscal era imposible. Las opciones de restaurantes, bares y pubs eran infinitas.

Hubo una época en la cual tener un  local allí era el negocio más rentable. A pesar de los precios elevados, las personas se peleaban por tener aunque fuera un negocio de un metro cuadrado.

Actualmente el movimiento se ha concentrado alrededor de la Plaza El Quinde.  Por ende, la zona más alejada de esa plaza resulta más tranquila. Dejando las piedras de esa plaza, rompiendo las fronteras del populoso centro, aventurándose por callejas desordenadas y vías laberínticas... asumiendo que somos turistas en busca de otras experiencias, salimos hacia los sectores que colindan con la Orellana, la 6 de Diciembre, la Amazonas y la Wilson.  Es cierto, no hay tantos restaurantes de comida internacional; pero una docena sale a flote.

Esa docena de sitios no ha cedido ante dos olas. La primera: la mayoría de lugares están destinados al hospedaje de viajeros y los comedores que exhiben las grandes casas remodeladas son de uso exclusivo de los huéspedes.  La segunda: los bares abundan.

La docena  sale a flote porque son exclusivamente restaurantes. La sencillez es la norma, lo casual domina los ambientes; pero -como ante toda norma- siempre hay alguno que marca la excepción.

Con el espíritu que habita en ese espacio, lo residencial desentona y se apresta a entrar inevitablemente en el olvido.

Esta segunda entrega para identificar la oferta gastronómica internacional de la ciudad se enfocó en las calles menos cercanas a la plaza Foch. Calles donde escondidos -pero perennes por su tradición- algunos restaurantes pequeños, que pasarían desapercibidos por sus fachadas sencillas, importan sabores para aquellos quienes extrañan la comida  de casa o revelan las exquisiteces de otras partes del mundo al paladar local.

Si bien son pequeños por fuera, por dentro guardan innumerables tesoros gastronómicos. En esta guía se apuntan direcciones en donde el comensal puede optar por las cartas de la cocina suiza, peruana, cubana, libanesa, italiana, india, mexicana, argentina o por aquella que las conjuga en un solo plato.

imagen

La invitación es a romper el molde del lugar popular y a aventurarse por las callecitas aledañas... ¡que el gusto  le mueva!

  • Cosa Nostra

La tradición familiar ha mantenido el prestigio de este restaurante. Tiene el concepto de una trattoria italiana y el ambiente es muy familiar. La especialidad: la pizza hecha al horno. Ubicado en la calle Baquerizo Moreno y Diego de Almagro.

  • Baalbek

La tercera generación mantiene los conocimientos gastronómicos inculcados por sus abuelos. El ambiente deeste lugar que ofrece comida libanesa es casual
y familiar. Está ubicado sobre  la avenida 6 de Diciembre y Presidente Wilson.

  • La Chispa Peruana

Entre el tacu tacu y la corvina a lo macho, los comensales pueden probar los platos más populares del Perú. Ya llevan cinco años en el mercado y la clientela no ha parado de aumentar. Ubicado en la calle Juan León Mera N26-164 y La Niña.

  • La Bodeguita de Cuba

Con más de veinte años de vigencia, este lugar tiene recuerdos. Las paredes están tapizadas con los buenos deseos de los clientes que alguna vez pisaron este restaurante de comida cubana. Está ubicado en la calle Reina Victoria N25-105 y La Pinta.

  • Pale Suisse

La fachada de este restaurante casi no llama la atención, pero quien la nota y se atreve a explorar encontrará que el Rösty y el Fondue son las especialidades de este restaurante. Está ubicado en la calle Luis Cordero E5-36 y Juan León Mera.


Califique
2
( votos)