Tiempo de lectura: 2' 2'' No. de palabras: 337

Una nueva edición del Quitofest tendrá lugar este sábado y domingo. La novedad más grande será que el festival cambia su tradicional casa del parque Itchimbía por las casi 2 hectáreas del nuevo parque Bicentenario.

Para Miguel Vinueza, bajista de Descomunal, el traslado del festival al parque Bicentenario atraerá nueva gente, aunque dijo sentirse nostálgico por dejar el antiguo mirador. Durante 30 minutos, cada banda del cartel aprovechará la vitrina del nuevo espacio para exponer sus repertorios.

Detrás de la organización del espectáculo se encuentra la Fundación Música Joven, que desde el inicio de esta labor ha mantenido el concepto de un espectáculo con una logística de altos estándares para las propuestas locales que más se mueven en la escena.

"El Quitofest es un escenario propicio para que la gente conozca la música que bandas jóvenes están realizando en el país", afirma Roger Ycaza, vocalista y guitarrista de Mamá Vudú, agrupación que en esta edición celebrará sus veinte años de trayectoria.

Además, la organización mantiene la idea de la gratuidad del espectáculo como parte del apropiamiento del espacio público que pregonan. Para Pablo Molina, guitarrista de Munn, ese es uno de los ejes vitales de la iniciativa. "El trabajo que se hace para mantener vivo el festival es muy difícil y aplaudo esta iniciativa", asegura.

Cada año, había nombres internacionales de alto octanaje que llamaban el interés de la mayoría de concurrentes. Sin embargo, se ha visto que con el paso del tiempo, el protagonismo ha sido tomado por los actores locales, que ahora se paran sin tapujos antes o después de cualquier artista del exterior.

Es así que Juan Diego Castro, de Estéreo Humanzee, invitó a escuchar a las bandas que se presentarán, pues todo el tiempo invertido y el trabajo de los artistas "se verá reflejado en un momento".

EL FESTIVAL EN DETALLE

Califique
2
( votos)