Tiempo de lectura: 1' 32'' No. de palabras: 257

Una vez más, la asignación de escaños en los cabildos puede favorecer al partido o movimiento ganador en concordancia con el polémico método D'Hondt, aplicado para las elecciones de la Asamblea y que permitió una repotenciación y representación mayor a la proporcional al grupo más votado. El Consejo Nacional Electoral empezó a explicar en varias ciudades el funcionamiento y los alcances de las nuevas normas.

Se amplía la división de las circunscripciones. Si en tres provincias funcionaron los distritos, limitando la selección de legisladores a esa organización territorial, los circuitos lo harán en varias de las ciudades de mayor población.

Varios expertos consideran que cuanto menor sea el distrito (o circuito, para este caso) más se proyecta el voto y se transforma en escaños para la fuerza más votada, minimizando a las fuerzas políticas restantes. Es cuestión de matemáticas.

Por eso se entiende la declaración de Domingo Paredes, que conceptúa al método como funcional. Sí, puede ser funcional a las fuerzas hegemónicas. Otra noticia que trae la semana es la anulación de decenas de movimientos y partidos que pierden su nombre, sigla y personería legal, entre ellas tres que han sido marca histórica de la política nacional: el Partido Liberal, la Unión Demócrata Cristiana y la ID. A los partidos ideológicos los suplantan las siglas y los grupos de ocasión. El signo de los tiempos.

Califique
2
( votos)