Tiempo de lectura: 1' 2'' No. de palabras: 160

A las 11:15 del viernes 30 de agosto, el general Lino Proaño, comandante del Distrito Metropolitano de Quito, aseguró que la hipótesis que se baraja tras el crimen de Mónica Gordón, dirigente del club Aucas, es el de una presunta venganza.

"Posiblemente se trata de una contratación por terceros para proceder al asesinato de la hoy occisa", dijo Proaño en las instalaciones de la Policía Judicial de Quito, en el norte de la ciudad.

Según el oficial, se descarta el robo. En la escena del crimen se encontraron las pertenencias y objetos de valor de la dirigente del club oriental.

Además, los agentes ya trabajan en un identikit (retrato hablado) proporcionado por personas que presenciaron el crimen. Las cámaras de video han arrojado los primeros resultados: el sospechoso  vestía jean y chompa de color negro con rojo.

Por ahora se desconoce si huyó a pie o en un vehículo.

Califique
2
( votos)