Tiempo de lectura: 4' 8'' No. de palabras: 671

Como una charla infructuosa. Así definió ayer Jorge Burgos, abogado de la Agremiación de Futbolistas Ecuatorianos (AFE), su diálogo con Fernando Mantilla, presidente del Deportivo Quito.

La reunión se realizó el jueves, a las 15:00, fuera del Complejo Ney Mancheno. A ese acuerdo llegaron ambos personajes después de una cita de aproximadamente 30 minutos, en Carcelén, donde Mantilla convocó a los jugadores y en donde se molestó por la presencia del representante legal de la AFE.

La charla en horas de la tarde se pactó después de que Mantilla, según Burgos, ofreciera elaborar y firmar un documento en el que estaría escrita la forma en la que iba a cancelar los sueldos atrasados a los jugadores "atendiendo los recursos económicos del equipo". Mantilla reconoció el jueves que les adeuda el 10% del mes de abril y la totalidad de mayo, junio y julio.

Pero al entrar a la oficina, sin la compañía de ningún jugador, Burgos se topó con que Mantilla incumplió con su palabra. "Manejó dos discursos. Prometió que firmaría un convenio de pago y después dijo que no lo haría. Que todo sería de forma verbal".

Tras escuchar aquello, Burgos se retiró de la reunión y comunicó a Luis Checa, defensa del Quito, los resultados de una reunión a la que él denominó "infructuosa".

La propuesta de Mantilla habría sido la de mantener los acuerdos verbales como hasta el momento. "Es un acuerdo que no determina ni montos ni fecha. Ellos quieren pagar a lo que tengan".

Y eso es precisamente lo que no desean los jugadores. Es por esa razón que ellos aparecieron el jueves acompañados por el abogado Burgos. "Queremos que sepan que estamos más unidos que nunca", resaltó Fabián Carini, uno de los futbolistas que lidera la lucha por el pago de los sueldos atrasados.

Burgos dijo desconocer el monto al que asciende la deuda con los jugadores y cuerpo técnico. Lo que sí reconoció es que hay futbolistas a los que se les debe cuatro meses. Dentro del cuerpo técnico, Roberto Oste, asistente de Rubén Darío Insúa, es el más afectado. "No cobra desde que llegó a trabajar (agosto del 2012)".

Burgos confirmó que 30 jugadores del plantel de Primera siguen esperando por el pago de sus salarios. "La verdad es que desconozco el monto de la deuda".

Ahora, las opciones que les quedan a los jugadores son: solicitar la intervención de la cámara de mediación de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, presentar una demanda ante los tribunales competentes o simplemente esperar a que la directiva les siga cancelando de "a puchos". Así fue como Carini, definió la forma de pago que ha venido realizando la directiva.

En relación al tema económico, Mantilla dijo que no se dejará chantajear más por los jugadores. Él se mostró molesto por la falta de comprensión, aduciendo hasta el momento ha hecho lo que ha estado a su alcance para bajar, de cinco a tres, los salarios atrasados.

"Cuando nos hicimos cargo del equipo, por pedido de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, los jugadores no cobraban desde febrero. Les pagamos todos los premios y ese esfuerzo no lo reconocen".

Hasta el cierre de esta edición se esperaba la lista de jugadores que quedarán fuera del equipo, al ser considerados malas influencias.

Aunque Mantilla no mencionó nombres, el directivo adelantó que saldrán aquellos que bordean los 30 años y que están en el ocaso de su carrera. Las declaraciones de este directivo causaron malestar entre los jugadores, lo que les llevó a decir que seguirán juntos hasta las últimas consecuencias.

Checa, otro futbolista que lidera esta lucha, desmintió que existan líderes negativos dentro de la institución como asegura Mantilla.

"En el equipo no hay líderes negativos. Lo que pedimos es que se cumplan los convenios" Luis Checa Defensa

Califique
2
( votos)