Tiempo de lectura: 3' 43'' No. de palabras: 612

Niños que aparecen en sueños, mujeres que se dibujan en las olas, animales guardianes o diamantes de la valentía son algunas de las imágenes con las que trabajaron Andrés Marcial Cobo y Gabriel Pérez para realizar sus obras que se expusieron en Pentasiete Art Studio.

La primera serie, compuesta por dibujos y cuadros al óleo, fue bautizada por Marcial Cobo como 'La Caverna'. Representa un refugio, un lugar seguro en el que el artista puede escapar de ese opresivo mundo exterior donde no se encuentra satisfacción. La caverna es un lugar oscuro, dónde resulta difícil distinguir ficción de realidad. La pintura se convierte entonces en una herramienta de diálogo consigo mismo.

Algo similar le sucede a Gabriel Pérez. En su serie 'El Génesis de sí mismo' explora su interior a través del dibujo y la pintura, basándose en el Libro Rojo de Carl G. Jung. "Esto nace con una necesidad de cambio espiritual que marca un renacer. Venía la imagen de un niño a mi cabeza. Al comienzo no sabía el porqué de estas visiones, sentimientos, sueños... Este niño que me veía desde abajo, me hablaba a un nivel muy íntimo y personal. Antes trabajaba un tema más oscuro. Las culturas ancestrales y el petróleo. Quería hacer algo más interior".

Ambos pintores coinciden en que se trata de una búsqueda que muchas veces puede resultar conflictiva. Para Pérez, el diálogo consigo mismo no debe ser visto como una lucha, pero "es muy importante trazar un camino, en el que vas modelando y archivando tus conocimientos, porque te puedes perder fácilmente. El autoconocimiento es infinito, es un proceso largo, hay veces que das vueltas y no hay nada".

La pintura se convierte así en una guía que permite ir plasmando los descubrimientos. "Pinto sin estructura previa, es un lanzar pintura ahí y ver qué pasa", comenta Marcial. Para la obra Genealogía realizó un imprimatura y después de largas horas de trabajo en el taller, las cosas iban tomando forma: "con el arte es como que puedes revivir ciertos periodos, es un medio para encontrar estados olvidados no solo tuyos, sino de la humanidad en general".

La pintura funciona entonces como método de exploración. Ambos artistas pasan horas de búsqueda interior, generalmente en soledad, para lograr encontrar pistas que brinden un mayor conocimiento del inconsciente, de aquello que se ha guardado en lo profundo de cada uno y se ha hecho invisible, pero permanece latente.

Se trata de una exploración que funciona a partir del análisis y la asociación de imágenes, personajes, símbolos, texturas, movimientos, formas, etcétera, que, una vez estudiados y puestos a dialogar unos con otros, brindan una forma al pensamiento y se convierten en paisajes visuales que se van construyendo paso a pasito.

Datos de los artistas

Andrés Marcial Cobo. Pintor que ha realizado estudios en la U. Católica, en la U. San Francisco y en la U. Semarang en Indonesia. Ha expuesto en varios formatos, trabaja con óleo, acrílicos, pasteles, tizas y lápices. Le interesa la figura humana. Para él, las obras que componen la serie 'La Caverna' son autoretratos.

Gabriel Pérez. Artista plástico recientemente egresado en la U. San Francisco. Trabaja con técnicas mixtas, utiliza tanto lo análogo como lo digital para realizar dibujos y fotografías. Es también locutor del programa de radio por internet Rabiel que se transmite en el canal de Radio Cocoa de la USFQ.

Califique
2
( votos)