Tiempo de lectura: 2' 46'' No. de palabras: 446

Es una mañana fresca. El verano ha llegado definitivamente a la cuidad. En el Hotel Tambo Real, la poeta española Raquel Lanseros, una de las invitadas al Festival de Poesía en Paralelo Cero, edición 2013, espera para iniciar esta conversación. Es la primera vez que visita Quito.

Raquel Lanseros - A las ordenes del viento



Sus padres le contaron que ella escribe desde muy niña. En la adolescencia, con las sensaciones de los primeros amores, comenzó a plagiar a los grandes poetas del amor como Neruda y Bécquer. Pero fue después de haber terminado la universidad cuando decidió apostarle a su poesía. “Tienen que ser los otros los que te den la medida, porque uno no sabe si hay poco, mucho o ningún valor en lo que hace”, comenta sobre la inseguridad que tuvo antes de publicar su primer libro, ‘Leyendas del Promontorio’ (2005).

Raquel Lanseros - En nombre de la libertad



Desde entonces empezó a escribir de forma más unitaria y pensando en publicar sus obras. Piensa que los poetas actuales de España han tenido influencias muy eclécticas, de manera que hoy en día no hay una única escuela. Todos tienen influencias variadas de muchos idiomas y países. Más allá de carecer de una escuela poética, lo que intenta es leer todo lo que caiga en sus manos, desde todas las tradiciones posibles.

Raquel Lanseros - Entonces me besaste



La tradición española, en su opinión, es muy rica. Los romances medievales y después la poesía renacentista de Garcilaso y El Siglo de Oro, son, para ella, monumentos a la poesía de la que se debe aprender. Para Lanseros, la poesía, más allá de lo escrito, “es una manera de estar en el mundo, una mirada sobre el ser humano”. Agrega que la poesía también es “un pueblo en pie de guerra, sin ganas de aceptar lo que continuamente se nos pretende obligar a aceptar, es una manera de revelarse contra la exclusión y el pensamiento único”.

Raquel Lanseros - Invocación



Pero esas definiciones, comenta Raquel Lanseros, son respecto de la colectividad. La poesía también es una posibilidad para descubrir caminos íntimos. “Es una manera de salvarse en el sentido de cubrir de belleza todas las partes de la vida que duelen, de exorcizar el dolor, los fantasmas, el miedo y el inevitable paso del tiempo”, señala la poeta española y hace énfasis en la necesidad de “comprenderse uno mismo a través del nosotros”. Son las once y media de la mañana. En treinta minutos Lanseros será transportada al aeropuerto para retornar a Madrid, su residencia y ciudad en la cual, probablemente, tiene mucho que escribir.

Califique
2
( votos)