Tiempo de lectura: 2' 51'' No. de palabras: 454

La cultura kichwa se ve enfocada a través de los ojos de Julio Toaquiza y sus hijos Alfonso, Gustavo y Alfredo en la muestra pictórica ‘Cuentos, sueños y tradiciones’, exhibida en la sala Aníbal Villacís del Museo de Arte Colonial de Quito hasta el 31 de agosto.

El arte está en la sangre de esta familia oriunda de la comunidad de Tigua Chimbacucho, en el sector Yanacachi. El padre, Julio, inició esta tradición cuando tomó la actividad de pintar tambores artesanales, los cuales vendía. Eventualmente empezó a tomarse la pintura en serio de una forma autodidacta y transmitir esta pasión a sus hijos. A lo largo de tres décadas, los Toaquiza fueron desarrollando un estilo propio basado en la representación de las varias tradiciones, costumbres y valores de la cultura kichwa.

“Tratamos de hacer entender que la cultura kichwa todavía existe”, explica Alfonso Toaquiza, uno de los artistas. “Con estas recopilaciones estamos llevando a nuestra cultura hacia afuera y haciendo conocer nuestras raíces”, añade.

Lo que las piezas retratan está sujeto a cómo cada Toaquiza interpreta y aprecia los matices y particularidades de esta cultura. Los sueños figuran fuertemente en los cuadros de Alfonso, así como en el folclor de los kichwa, quienes le dan gran importancia a los mensajes y señales que se presentan mientras se duerme. La visión de un picaflor, por ejemplo, es un excelente augurio. El trabajo de Gustavo, por otra parte, presenta un fuerte subtexto ecologista y la importancia de preservar y defender la Madre Tierra. Alfredo se enfoca en las tradiciones anuales y las festividades.

Y la vida diaria de las comunidades queda a cargo de Julio, quien también ofrece un vislumbre de las costumbres que se han mantenido en la cultura kichwa a través de las épocas.

“El único pedido que hacemos a los jóvenes indígenas es que no se olviden de su raíz, que traten de mantener su cultura”, enfatiza Alfonso. Opina que en el mundo globalizado de hoy cada vez más difícil mantener intactas las costumbres, y por eso luchan para por lo menos dejar eso plasmado en sus obras de arte. Obras que son Imperdibles…

  • Porque retratan la cultura kichwa desde varios puntos de vista, cada uno con una creatividad muy propia y de exuberante personalidad.
  • Porque son el producto de una labor artística familiar que ha tomado tres décadas en irse formando.
  • Porque inmortalizan una cultura de una manera que abarca décadas enteras de costumbres y tradiciones valiosas para un país tan diverso y pluricultural como lo es el Ecuador.

Revise ediciones anteriores de ‘La imperdible’

Califique
2
( votos)