Tiempo de lectura: 1' 19'' No. de palabras: 226

El cambio de la utilización del gas doméstico por la energía eléctrica es el debate más actual en el país. Este pronunciamiento ha sido recibido con inquietud. Y genera expectativas; buenas y malas.

En el sector inmobiliario, obviamente, este cambio de dirección de la utilización de la energía tendrá repercusiones trascendentales. Especialmente en la forma de construir. Y aunque algunos seguirán prefiriendo el gas -y tendrán para cancelar su valor mensual-, muchos otros buscarán aplicar el sistema más económico.

El cambio constructivo más importante, desde luego, tendrá relación con los sistemas hidrosanitarios y eléctricos, que alterarán sus formatos de forma radical. Habrá menos puntos de agua caliente y más de electricidad. Las líneas de tuberías serán diferentes.

¿Con respecto a las cocinas? Algunos expertos opinan que las de inducción son mucho más eficientes que las de gas; algunos modelos pueden ahorrar hasta el 70% de energía. El ligero problema es que para utilizar esta tecnología hay que regresar a utilizar las ollas de hierro enlozado o las de acero inoxidable ferrítico (que no tengan níquel)...

Todo cambio tiene sus dificultades, pero el ser humano ha demostrado que es capaz de adaptarse a ellos, incluso a los más extremos.

Califique
2
( votos)