Tiempo de lectura: 1' 40'' No. de palabras: 263

Sin ninguna discusión, un museo es un espacio cuya función es preservar la memoria y la identidad de un pueblo o sociedad. Esta característica se acentúa cuando el museo mismo es un ente valioso, perteneciente al patrimonio arquitectónico de una metrópoli o una población.

Ese es el caso del Museo de la Ciudad, un escenario cultural que ocupó las instalaciones del exhospital San Juan de Dios, según los anales el más antiguo de la capital.

Este centro cultural entró en funcionamiento en 1998, luego de una tarea rehabilitadora de un equipo profesional liderado por José Ordóñez. Desde esa fecha, el Museo de la Ciudad se ha convertido en uno de los referentes espaciales y culturales del Centro Histórico de la capital.

La vigencia de este edificio acaba de escalar una nueva grada con la incorporación de un nuevo cuerpo, de corte contemporáneo, en la parte sur del ingenio arquitectónico, sobre la plataforma superior del estacionamiento ubicado hacia la calle Morales (La Ronda).

Como afirma Andrea Moreno, coordinadora del museo, el objetivo del Municipio fue abrir otro espacio idóneo para interactuar con los vecinos del barrio 24 de Mayo; para que estos se apropien del lugar y, de consenso con las autoridades municipales, puedan realizar actividades comunitarias.

El nuevo bloque se dispone en forma de C como resultado de la forma que posee la manzana. La arquitectura está resuelta en dos niveles (de la terraza actual y del piso de las crujías antiguas) respetando las características del antiguo hospital.


Califique
2
( votos)