Tiempo de lectura: 1' 52'' No. de palabras: 300

Para realizar esta técnica se hace necesario dar una mano de pintura de color blanco en toda la superficie. Esta mano corrige pequeñas fallas como minifisuras, humedades inconvenientes. Se deja secar unas cuatro horas para seguir el proceso.

Como en todo proceso de pintura, la pared donde se trabajará debe estar totalmente lisa, sin basuras ni grumos. Por eso es necesario limpiarla con mucho cuidado y, si es necesario, lijarla. Una vez lista se procede al primer pintado.

Es hora de colocar el fondo terciopelo, que es una pintura que va antes del velato. Lo idóneo es empezar por el centro realizando una M o una W con el rodillo o la brocha. Luego se completa la superficie con esta técnica, que se llama 'peinar' el área.

La colocación del fondo es esencial para el éxito del trabajo. Para que sea eficiente debe tener esta proporción: cuatro partes de pintura por una de agua (4:1). Las herramientas se deben lavar después del uso con el mismo solvente de la pintura.

Después de cuatro horas de aplicado el fondo, se coloca el velato terciopelo. Se dibuja en forma de M o W desde el centro. Esta pintura se coloca pura y de dos formas: con rodillo o brocha y luego con espátula. Esta logra las texturas sugerentes.

Con la espátula de espuma se dan los últimos toques. Esta técnica solo sirve para interiores, especialmente para habitaciones juveniles, vestíbulos. Su textura varía según la iluminación y el recorrido, explica Eduardo Madrid, de Pintulac.

La espátula de espumaflex brinda una textura estética en la pared que se trabaja.

Los materiales incluyen las pinturas, los rodillos, las brochas y las espátulas. Un litro puede rendir hasta 10 m2.

Califique
2
( votos)